La Iglesia argentina admite errores en el tratamiento de las denuncias de pedofilia

La Iglesia argentina admitió que en el pasado se cometieron errores en el tratamiento de las denuncias de casos de pedofilia cometidos por miembros del clero y expresó el compromiso de la institución de que no se vuelvan a cometer, al tiempo que pidió a sus miembros no desestimar nunca una denuncia vinculada con ese delito. Fue por boca del secretario general del Episcopado, monseñor Carlos Malfa, al hablar en la apertura de un seminario interdisciplinario sobre el abuso sexual en los ambientes eclesiales, bajo el título de “Una respuesta adecuada”.

El taller es organizado -a pedido de la Secretaría General del Episcopado- por la facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), en colaboración con las facultades de Derecho, de Psicología y de Ciencias Sociales. El acto de apertura se realizó en el auditorio Santa Cecilia de la UCA y contó con la presencia del presbítero Mauricio Landra, decano de la facultad de Derecho Canónico, y el padre Ricardo Daniel Medina Bazán O.A.R., director del seminario, además de Malfa..

Monseñor Malfa comenzó diciendo que “la improvisación nunca es buena pero en este tema puede causar un daño difícil de reparar”. Por eso a-adió-, “es necesario –con la humildad de la verdad- asumir los errores del pasado y ser serenos y firmes en buscar que no se vuelvan a repetir”.

Luego, calificó los abusos como “una verdadera perversión del ministerio sacerdotal y, como se ha repetido, no hay lugar para los pedófilos en la Iglesia. Es innegable, como expresó Benedicto XVI a los obispos de Irlanda, que se cometieron errores en la respuesta a las acusaciones”.

A continuación, Malfa animó a releer la carta de Benedicto XVI a los católicos de Irlanda y manifestó: “Fue él quien bajó una líneas inequívocas para toda la Iglesia, que luego el papa Francisco continuó y profundizó buscando las medidas canónicas más adecuadas y también incorporando la ayuda de distintos profesionales en el tema a la labor de la Santa Sede”.

“Por eso les digo: nunca desestimen una denuncia”, recomendó Malfa, según el texto difundido por la agencia católica AICA..

Seguidamente puntualizó: “Es cierto que el responsable principal es el Ordinario (que es el obispo pero también los superiores mayores de institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica), que sin duda necesitan contar con la ayuda de especialistas”, agregó.

Por eso, completó, el seminario y las Líneas Guías “servirán para dar unidad y comunión a la praxis de la Conferencia Episcopal ayudando a armonizar los esfuerzos que hace cada Ordinario para proteger a los menores”, concluyó.

Monseñor Malfa agradeció a monseñor Víctor Manuel Fernández, arzobispo rector de la UCA, quien puso a disposición los medios para que el espacio formativo fuera interdisciplinario ya que “esta triste problemática necesita del asesoramiento de expertos en diversas áreas, por eso hablamos de formación integral”, expresó.

El prelado destacó el respaldo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que enviará al sacerdote Jordi Bertomeu, uno de sus miembros, para exponer durante el seminario.

Recordó, además, que la última asamblea plenaria del Episcopado trató esta problemática en diversas ocasiones, decidiendo la creación de una comisión centrada en la prevención y atención de las víctimas y que tiene en vigencia las Líneas Guías de Actuación solicitadas por la Santa Sede en la carta circular “El deber de una respuesta adecuada”, del año 2011.

El seminario, que se inició con una participación de más de 70 inscriptos, se realizará en seis módulos mensuales de dos jornadas cada uno en los que se abordarán temas como: “El procedimiento canónico”, “la selección y acompañamiento de candidatos al orden sagrado”, “aportes de la psicología acerca de las causas de los abusos y las consecuencias psicológicas en las víctimas”, “las acciones de prevención”, “la delicada tarea de comunicar”, “la responsabilidad civil y la legislación argentina” y “claves para el acompañamiento espiritual de los afectados”.

Muestrame
Close