ActualidadPolémica

La Salada: un prófugo dijo “hubo asesinatos” y habló sobre la protección que recibían los Castillo

Lucio De la Rosa, el abogado que en uno de los audios de la causa se ofrece como “mediador” entre Adrián Castillo y el juez de Gabriel Vitale, rompió el silencio horas antes de entregarse a la Justicia. Está acusado de ser miembro de una asociación ilícita que se conformó para cometer distintos ilícitos en la feria de Lomas de Zamora.

El contacto de De la Rosa con La Salada surge a través de “Los Cucos”, una de las bandas de barras que peleaba por el control de los puestos de la Ribera. De la Rosa defendió a “Los Cucos” como letrado y esa experiencia -dice- le permitió conocer algunas historias sobre la feria que sirven para graficar la protección con la que operaban las grandes mafias que se repartían el poder en la zona.

Según describió, en la ribera (la zona que circunscribe el predio donde está la feria) se cometían ilícitos gracias a que la Policía, que era parte de la distribución del dinero, “hacía la vista gorda”. Había robos, enfrentamientos y hasta asesinatos vinculados con la disputa del poder. Nadie intervenía. Nunca.

“Hubo varias muertes, asesinatos por sicarios y enfrentamientos. Fueron cuatro o cinco las muertes vinculadas a las disputas entre bandas por el control de la zona“, detalló De la Rosa en diálogo con Ernesto Tenembaum en radio Con Vos.

Pero no sólo la liviandad en los controles policiales permitieron que ese espacio que se convirtió en uno de los mayores sucesos comerciales de la historia argentina fuera escenario de infinitos delitos y negociados. También hubo ayuda desde la política y hay una anécdota que cuenta De la Rosa que permite merituar el alcance.

Me llamó un cliente que era socio del jugador de fútbol Sebastián Blanco en un boliche de la zona. Blanco le cedió su 50% del bar a Adrián Castillo como parte de una transacción por un Porsche. Cayeron cuatro o cinco tipos que se querían llevar los libros contables del boliche. Entonces me fui a hablar con Adrián“, introdujo el abogado.

En ese cónclave -según las palabras de De la Rosa-, Adrián Castillo (sobrino de Jorge, el “rey” sin corona de La Salada) le dijo que pretendía ejercer su control sobre el bar. Si no se lo permitían -amenazó- iba a hablar con funcionarios del Municipio para que clausuraran el lugar todos los fines de semana.

No pasaron muchos fines de semanas para que las amenazas se concretaran. Rafael Beltrán, el dueño del bar, no pudo trabajar nunca más tranquilo. Sábado tras sábado empezaron a sucederse las visitas de los inspectores, las suspensiones y las clausuras.

En esta lujosa casa cayó Jorge Castillo, el “Rey” de La Salada (imágenes del drone de Infobae)

En esta lujosa casa cayó Jorge Castillo, el “Rey” de La Salada (imágenes del drone de Infobae)

De la Rosa prometió presentarse este mediodía ante la Justicia. Por lo pronto deberá responder la denuncia del juez Vitale por “influencia mentida”. El titular del Juzgado de Garantías N°8 de Lomas de Zamora dice que los audios en que lo nombran fueron registrados en marzo de este año, cuando ya no tenía la causa bajo su órbita. Más allá de los tecnicismos legales, cada vez está más claro que la detención de Jorge Castillo producida la semana pasada fue sólo el comienzo de un derrotero judicial que podría involucrar a muchas figuras de peso.

Show More

Related Articles

Close