DESGARRADOR TESTIMONIO.- “Me violaron tantas veces que perdí la cuenta” Los vejámenes sufridos por niños en un prestigioso instituto religioso.

Un instituto religioso católico que era en realidad un antro de sodomía y abuso a menores hipoacúsicos los cuales rondaban las edades entre 5 y 12 años, desde accesos carnales, masturbación y vejaciones por parte de sacerdotes y monjas.


Mendoza.- Ente los casos que se denunciaron en el país la cifra ronda los 60 niños que fueron abusados por los religiosos.
Un jóven de 20 años, sería la víctima 18 en el marco de la causa que se investiga por abusos sexuales a menores hipoacúsicos en la sede mendocina de dicho instituto con sede en italia.

El declarante un adolescente de 20 años, que no es oriundo de Mendoza, viajó exclusivamente para brindar el viernes 30 de Junio, su testimonio ante el fiscal Gustavo Stroppiana y dio aberrantes detalles que no dejaron de sorprender a las autoridades.
En Cámara Gesell, el joven de 20 años aseguró que lo violaron “tantas veces” que perdió la cuenta.

Según indicaron fuentes judiciales, su relato fue bastante claro pese a su hipoacusia. El ex alumno del instituto confesó que era atacado sexualmente, luego lo ataban y lo golpeaban hasta que se desvanecía y cuando despertaba lo volvían a vejar.

En el mismo sentido, contó que una vez vio cómo un alumno que caminaba por el techo, cayó al suelo y murió en el acto. Ser testigo de ese hecho, le valió ser encerrado por el cura Nicola Corradi (82) y pasar varios días sin comer.

Según lo manifestado por la víctima ante el fiscal Gustavo Stroppiana, José Luis Ojeda (50) y Armando Gómez (46) eran los encargados de atarlo, golpearlo y atacarlo sexualmente, como así también el cura Horacio Corbacho (56) y otros seis cómplices más.

Ubicar a la víctima número 18 no fue tarea fácil para los investigadores. Varios alumnos lo habían sindicado por nombre y apodo, pero las autoridades no lograban contactarlo ya que, a mediados de 2009, el joven salió del instituto y se fue a vivir a otra provincia. “No tiene Facebook y ningún tipo de contacto con sus ex compañeros”, graficó una fuente judicial.

La Defensoría de las Personas con Discapacidad de Mendoza investigó durante varios meses y logró contactar al joven, quien aceptó contribuir en el expediente. Viajó esta semana para realizar su declaración, la cual se consumó este viernes durante un lapso de siete horas y ahora volverá a su lugar de residencia.

Kosaka Kamiko
La monja japonesa Kosaka Kamiko de casi 60 años Otros testimonios aseguran que la monja tocaba a las niñas y les pedía que se tocasen entre ellas para después ver en una televisión pornografía junto al celador Jorge Bordón (otro detenido).

“Soy inocente. No sabía de los abusos. Soy una persona buena que he entregado mi vida a Dios”, ha testificado la monja.

Según el abogado defensor de las víctimas, Sergio Salinas, ha contado que “una joven de 17 años, que asistía al instituto y declaró que fue abusada cuando tenía cinco años y que Kumiko le colocó un pañal para detener la hemorragia que le había generado la vejación”. El caso de otra víctima fue que la monja le mandaba habitualmente a la habitación del cura Horacio Corbacho (también detenido) y terminaba siendo abusada.

Cómo actuaban los degenerados con las víctimas.
Algunos estudiantes regresaban a sus casas todos los días y otros residían allí. Las víctimas eran los chicos internados, de entre 5 y 12 años, hijos de familias con escasos recursos o que venían de lugares alejados, incluso de otras provincias. Los delitos que se investigan son violaciones, manoseos, maltrato físico a varones y nenas, tanto de parte de los curas como de las monjas del lugar. Si bien son cerca de 20 los casos denunciados, para el fiscal el número de víctimas puede llegar a 60, de acuerdo a los testimonios recogidos. La mayor cantidad de abusos se produjo en los años 2007, 2008 y 2009. Pero en los últimos días, también aparecieron testimonios recientes.

La tibia respuesta de la iglesia.
Al salir a la luz el aberrante caso, el arzobispado de la provincia emitió un comunicado al respecto para ponerse al servicio del esclarecimiento de esta causa.”Nos entristecen e indignan dichos sucesos”, sostienen en el texto. “Apenas conocida la noticia de estos sucesos fueron informadas las legítimas autoridades del Instituto (que es de Derecho Pontificio), quienes deberán iniciar el debido proceso canónico establecido por la Iglesia para estos delitos denunciados” agregan.

El Instituto Próvolo y un historial de abusos que llegó desde Italia a la Argentina.
Nicola Corradi, uno de los sacerdotes detenidos, había sido acusado junto a otros curas de abusos en Verona en los 60. En lugar de ser expulsados, fueron reubicados en La Plata y Mendoza.

Instituto Antonio Provolo de Verona, Italia
Instituto Antonio Provolo de Verona, Italia

Las denuncias de abuso en el instituto Antonio Próvolo de Luján de Cuyo, en Mendoza, donde habría más de 60 víctimas, tienen como antecedente al menos 235 casos ocurridos en su sede de Italia, en Verona, desde los años 60.

Varias de las denuncias a un lado y al otro del Atlántico tienen inclusive a un mismo protagonista: Nicola Corradi. El sacerdote, uno de los detenidos el mes pasado en Mendoza, llegó a Luján de Cuyo con 50 años y varias acusaciones por abuso sexual a niños sordos del instituto Próvolo de Verona.

El dato deja de manifiesto un intento por ocultar las actividades de este clérigo, que muy lejos de ser juzgado o sancionado, fue reubicado en nuestro país, previo acuerdo entre las distintas sedes del Instituto Antonio Próvolo de Verona, Mendoza y La Plata.

Nicola Corradi estaba acusado junto a otros 130 sacerdotes de abusar sexualmente de niñas y niños sordos entre 1955 y 1984 en la sede italiana del Próvolo.

Gianni Bisoli, abusado en Verona por Corradi cuando tenía sólo 11 años (Reuters)
Gianni Bisoli, abusado en Verona por Corradi cuando tenía sólo 11 años (Reuters)

A los testimonios que llegaron desde Europa, como el de Gianni Bisoli, un italiano de 68 años que en diálogo con medios argentinos admitió haber sido abusado a los 11 por Corradi en el instituto Próvolo de Verona, se suman los casos de Luján de Cuyo, que permitieron establecer la conexión entre las distintas sedes.

A sus 25 años, Corradi (hoy tiene 82) y otros religiosos en Italia incurrieron en violaciones, masturbaciones obligadas y relaciones de sodomía cometidas en los dormitorios y baños, según las denuncias y los testimonios.

Por los casos de Verona existe un documental que se llamó “La presa: silencio en el nombre de Dios”, donde se suman testimonios de las distintas víctimas del Próvolo.

Muestrame
Close