Caso Anahí

“Les pongo burundanga a todos”, el chat que podría complicar más a uno de los detenidos por el crimen de Anahí Benítez

La Justicia incorporó a la causa las conversaciones que tuvo Marcos Bazán los días en los que la adolescente estuvo cautiva. Las investigadoras creen que él y Marcelo Villalba actuaron juntos en el crimen

Un mes después del hallazgo del cadáver de Anahí Benítez, el círculo de misterio sobre el crimen se cierra sobre los dos detenidos, Marcelo Villalba (40) y Marcos Esteban Bazán(34). Según las investigadoras del caso, ellos son los únicos sospechosos -por ahora- de haber secuestrado, drogado, abusado y asesinado a la adolescente. Por eso pidieron este lunes la prisión preventiva de ambos. Y si bien sólo se hallaron restos de ADN de Villalba en el cuerpo de la víctima, la situación de Bazán se podría complicar todavía más: una pericia sobre su teléfono celular lo compromete, ya que da a entender que usa drogas para llevar mujeres a su casa.

“Yo le pongo burundanga a todos”, es la frase más sobresaliente del chat al que accedió Infobae, y que los peritos decodificaron y las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey incorporaron a la causa. El mensaje se lo mandó Bazán el 15 de julio a un amigo, en el contexto de un diálogo donde el sospechoso le cuenta a su interlocutor que consume diferentes tipos de cannabis y de “pastas” (en general el término se usa para referirse a pastillas de éxtasis).

Producción de fotos con mina en malla en casa hace cinco minutos. Me dio un ACV. La providencia es generosa. Unas ganas de fumar. Le mandé msj a Chatrán y no contesta. Después lo llamo. A ver si le pego un poco. Día de pija, no?-, le escribe un amigo a Bazán, en relación presumiblemente a las ganas de comprarle marihuana al tal “Chatrán”.

Sois muy afortunado. Yo les pongo burundanga a todos hasta el viejito,– le responde uno de los sospechosos del crimen de Anahí.

La burundanga es el nombre vulgar de la escopolamina, una sustancia alucinógena que se encuentra en diversas plantas, como el cacao sabanero, la datura, el “floripondio”, el beleño y la mandrágora, entre otras. Estas plantas han sido utilizadas por las poblaciones ancestrales de la América andina y de Asia como una medicina potente y respetada, ya que las altas dosis generaban alucinaciones y convulsiones.

Según explican toxicólogos modernos, el efecto de la burundanga no es inmediato. “Produce un cuadro sintomático que puede ser aprovechado por los delincuentes, pues causa mareos, presión en el cuello, más presión cardíaca, boca pastosa, sensación de ahogo, desorientación y, dependiendo de la dosis ingerida, puede generar alucinaciones”, explicó Carlos Damin, jefe de Toxicología del Hospital Fernández.

Ese breve intercambio de mensajes no es el único chat que profundiza las sospechas de la Justicia en Bazán. El 4 de agosto, mismo día que la Policía halló el cadáver de Anahí a 300 metros de su casa, en el predio Santa Catalina de Lomas de Zamora, minutos antes de las 14, la novia de un amigo le manda un mensaje a Bazán donde le dice: “Compa, dice G. que saques todo” y Bazán le responde dos horas más tarde que “no pasa nada”.

Anahí Benítez tenía 16 años

Anahí Benítez tenía 16 años

Además, en el expediente, las fiscales dejaron asentado que en diversos audios que intercambia Bazán con Florencia, su novia, el hombre “manifestó gran nerviosismo con motivo de los procedimientos policiales de búsqueda de la joven Anahí Benítez que se desarrollaban en los alrededores de la finca que ocupa en el interior de la reserva natural Santa Catalina”.

Podría pensarse que el nerviosismo del hombre tiene que ver con la policía merodeando la zona de su vivienda, donde él cultivaba plantas de cannabis, algo que todavía está penado por la ley de drogas. Sin embargo, Pérez y Juanatey parecieran estar seguras de que hay algo más que un cultivo ilegal (en los allanamientos se secuestraron apenas dos plantines de marihuana de 8 y 30 centímetros).

Marcelo Villalba, otro de los detenidos por el crimen de Anahí

Marcelo Villalba, otro de los detenidos por el crimen de Anahí

Por eso las fiscales pidieron este lunes al juez Sebastián Monelos que dicte la prisión preventiva de ambos sospechosos. Bazán está acusado del delito de “privación ilegal de la libertad en concurso real con homicidio calificado por su comisión mediante alevosía, criminis causae y violencio de género” y Villalba, por privación ilegal de la libertad en concurso real en concurso con abuso sexual con acceso carnal, robo y homicidio calificado por su comisión mediante alevosía, criminis causae y violencio de género”.

Para la hipótesis de las investigadoras Villalba (el hombre en cuyo poder fue hallado el celular de la víctima) fue el único que abusó sexualmente de la chica pero los dos son cómplices del asesinato. “Actuaron juntos”, comentó una fuente del caso a Infobae.

Pérez y Juanatey creen que desde el sábado 29 de julio, día que desapareció Anahí, hasta el 4 de agosto, cuando fue encontrada asesinada, la chica estuvo privada de la libertad en la casa de Bazán. Y para mantenerla cautiva “usaron psicofármacos y fuerza inhibiendo la voluntad de Anahí”.

Para reforzar esta hipótesis fue clave la ampliación espontánea que hizo un perito la semana pasada. El médico se presentó con una pericia química hecha sobre el estómago de Anahí, donde se encontró diazepam, un potente sedante. “El médico dijo que no podía precisar la dosis pero sí que la fórmula fue suficiente para inhibir la voluntad de la persona y relajar sus músculos”, detalló una fuente del caso. Eso explicaría que la autopsia no haya reflejado marcas de resistencia de parte de Anahí. El sedante le produjo a la chica pérdida de voluntad.

“Ella pudo haber sufrido el abuso y no presentar lesiones porque los músculos estaban sumamente relajados”, comentaron a este medio desde los Tribunales de Lomas. Ahora las fiscales esperan pericias en sangre para saber si hubo más drogas o qué dosis se usó.

Villalba, sobre quien ya pesaba una denuncia por abuso, había declarado días atrás que no participó solo del crimen de Anahí. Sin embargo, se negó a ampliar su testimonio. Las fiscales esperan que tanto él como Bazán vuelvan a declarar en los próximos días. “Nos dejó con puntos suspensivos”, comentó una fuente judicial. Las investigadoras creen que podría inculpar a Bazán. O involucrar a más gente.

Mostrar Más