Daño Irreparable en Loma Bola: El “Piloto Salazar” carece de registro, según la Federación de Vuelo Libre

“Hay grupos que transgreden normas”, dijo el titular de FAVL. Y agregó: “nuestro interés mayor es la familia de Natalia”.

Hoy podría ser una jornada clave en la investigación por la muerte de la joven médica Natalia Vargas, de 28 años, quien falleció en la tarde del viernes 29 de diciembre al caer desde más de 100 metros de altura, mientras volaba como pasajera en un parapente biplaza que había contratado en Loma Bola, en el cerro San Javier.

La presencia de Pablo Jaraba, presidente de la Federación Argentina de Vuelo Libre (FAVL), podría permitirle a la fiscala de feria, Carmen Reuter, despejar dudas sobre las presuntas fallas de seguridad durante el vuelo trágico. Pero también para establecer cuál es la cadena de responsabilidades en torno del dramático suceso.

Jaraba había sido citado por la fiscala para que presente una serie de documentos y reglamentaciones. El representante de la Federación llegará en la mañana y se dirigirá junto con algunos miembros de la comisión directiva hasta los tribunales penales.

“Lamentablemente, hay grupos que transgreden las normas, pilotos que simplemente obteniendo la licencia mínima creen que pueden pasar por encima de las normas”, se quejó Jaraba, quien hizo especial énfasis en el aspecto humano de lo ocurrido.

“Esto es fundamentalmente un acto de solidaridad y acompañamiento con la familia de Natalia. Lo más importante para nosotros son las actitudes éticas, sobre todo en este caso, y tener en cuenta la parte humana”, expresó.

El referente de la Federación, explicó que, además, mantendrá reuniones con las autoridades del Ministerio de Seguridad y del Ente Tucumán Turismo.

Por otro lado, Jaraba afirmó que Salazar “nunca figuró en los registros” de la entidad como instructor habilitado, según consignó ayer la agencia de noticias Télam.

Las pericias, la clave

La fiscala Reuter espera tener en sus manos los resultados de los informes de las pericias a los equipos de vuelo incautados al comienzo de la instrucción, para evaluar los próximos pasos procesales.

La funcionaria judicial espera, basándose en esos elementos, confirmar o descartar si hubo fallas en las medidas de seguridad en el equipo de parapente en el que despegaron el instructor Ariel Salazar y la médica concepcionense, quien había llegado a la provincia una semana antes para pasar fin de año con sus familiares, ya que desde hace tres años residía en Alemania, donde realizaba una especialización.

Esos elementos serán complementados con el informe que acercará Jaraba, respecto de las medidas de seguridad que deben arbitrar los instructores al volar con un pasajero en un biplaza.

 

 

Muestrame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close