Abuso InfantilPolémicaViolencia Infantil

Detuvieron a la cocinera que estaba prófuga del Instituto Próvolo, acusada de ser cómplice de los curas abusadores

La mujer tenía conocimiento de los horrores del establecimiento mendocino "y no hizo nada"

Efectivos de la División de Delitos Sexuales de la policía mendocina detuvieron a Noemí Paz, de 59 años, quien trabajó como cocinera en el Instituto Religioso Antonio Próvolo de Luján de Cuyo durante el período que está siendo investigado por las decenas de abusos sexuales contra niños hipoacúsicos y sordomudos que se habrían cometido. Está acusada de ser “partícipe primaria en abuso sexual agravado”.

Mendoza. Marcha familiares de víctimas del Instituto Próvolo, al cumplirse un año de la denuncia contra los abusadores.

 

El fiscal Gustavo Stroppiana cree que Paz fue cómplice por omisión de los abusos. “La cocinera debió haber denunciado estos hechos porque tomó conocimiento de lo que estaba ocurriendo y no hizo nada“, sostuvo.

Además, el fiscal consideró que se mantuvo “reacia” a aportar información que sirva para esclarecer el caso. Ayer directamente se abstuvo de declarar.

Los investigadores la buscaban desde hace meses. Aunque al declarar había informado un domicilio, se había escondido. “No salía a ningún lado porque sabía que podía quedar detenida”, advirtió el fiscal.

Los acusados: Corradi, Corbacho (arriba). Bordon y Ojeda (abajo).

El caso tiene 16 imputados, cinco de los cuales están con prisión preventiva: Paz, el cura horacio Corbacho, un empleado cuya identidad está reservada ya que podría ser declarado inimputable y otros dos empleados administrativos. Con el arresto de la cocinera, el expediente no tiene más prófugos.

Show More

Related Articles

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close