MADRE CRUEL. Detuvieron en Pinamar a una mujer que prostituía a su hija y a su sobrina de 15 años

Ofrecía el servicio de las menores en una página de internet y las explotaba en un departamento de Ostende. La proxeneta, de 42 años, podría pasar al menos 10 años en prisión

Las trajo a Ostende un día antes de la Navidad para “pasar” la temporada de verano. Alquiló un departamento y publicó el aviso en internet. Ofrecía servicios sexuales de dos chicas a las que hacía pasar por mayores de edad. A los pocos días los investigadores descubrieron el delito. Sin embargo, anoche, cuando allanaron el lugar se encontraron con que las prostitutas eran menores de edad y que eran familiares de la proxeneta.

Cerca de las 12 de la noche de la madrugada del jueves, agentes de la Policía de Villa Gesell irrumpieron en una vivienda de verano en Ostende, partido de Pinamar. En el dúplex encontraron a una mujer de 42 años junto a su hija y su sobrina, ambas de 15 años, que eran explotadas sexualmente. Además en la vivienda vivía un bebé, hijo de una de las chicas.

La mujer detenida, de 42 años

La mujer detenida, de 42 años

Según determinaron los investigadores de la fiscalía especializada en Trata de Madariaga, a cargo de Walter Mercuri, la mujer ofrecía los servicios de las nenas a través de un sitio web de avisos clasificados. Cobraba 1500 pesos por un rato de sexo con menores“Pero no sabíamos que eran adolescentes, lo descubrimos cuando entramos, en los avisos y las consultas telefónicas decía que eran mayores”, explicó a Infobae una fuente policial que participó del allanamiento.

Según declaró la detenida esta mañana ante el fiscal Mercuri, llegaron de Florencio Varela, en el conurbano bonaerense, donde ya la acusada explotaba a su hija y a su sobrina. La investigación arrancó los últimos días del año pasado. Determinó que las tres mujeres junto al bebé llegaron el 24 de diciembre a Ostende. En el dúplex donde vivían y ofrecían los servicios encontraron ropa interior, pelucas rubias, juguetes sexuales y dinero.

De acuerdo con la investigación, que incluyó escuchas telefónicas e intervención de audios de Whatsapp de la detenida, la mayoría de los clientes eran turistas, pero también había habitantes de la zona. También ejercían la prostitución a domicilio, a donde iban acompañadas por una custodia.

Las dos adolescentes declararán ante el fiscal Mercuri seguramente el viernes y luego volverán a Florencio Varela. Mientras tanto, están a resguardo del servicio social del Municipio de Pinamar y la Dirección Provincial de Trata de Personas.

La mujer detenida está acusada del delito de “Promoción, facilitación y explotación de la prostitución de menores de edad doblemente agravado, por el vínculo y por ser menores de 18 de años”. Le corresponde una pena mínima de 10 años de prisión.

Muestrame
Close