En dólares, el litro de nafta súper ahora es más barato: cómo quedó Argentina en el ranking de precios de combustibles

La variación del tipo de cambio modificó la cotización de la nafta medida "en verdes". Esto queda queda en evidencia en cuanto se compara el precio local con el valor del combustible en el resto de la región e, incluso, en todo el mismo continente

La disparada que viene protagonizando la divisa estadounidense desde abril a la fecha ya se hace sentir en varios sectores clave de la economía.

Lógicamente, ha modificado los precios dolarizados de algunas variables y productos de gran relevancia, como es el caso de la nafta.

En este sentido, la reciente devaluación produjo una caída del valor de las naftas -en términos de “moneda dura- que queda a la vista cuando se compara lo que se cobra en los surtidores de otros países de la región.

Con un tipo de cambio que ahora ronda los $24, el litro de súper pasó a ubicarse en la mitad de la tabla, resignando posiciones respecto de lo observado semanas atrás.

Este descenso podría ser mayor, en caso de que se produzcan nuevos movimientos alcistas de la divisa estadounidense y las empresas locales, con YPF a la cabeza, mantengan invariables sus precios hasta junio.

Así las cosas, las compañías que operan en el negocio del expendio ya se están preguntando cómo harán para llegar hasta ese mes y transitar la actual incertidumbre cambiaria en el plano local, que se combina con el incremento en la cotización del crudo a nivel internacional.

Tal como diera cuenta iProfesional semanas atrás, Marcos Peña, jefe de Gabinete, mantiene comunicación directa con Miguel Ángel Gutiérrez, el mandamás de YPF.

El Gobierno necesita postergar cualquier incremento en los precios de los combustibles, por su impacto en la inflación.

En la otra vereda, la compañía necesita adecuar los valores de los productos que comercializa. Más aun, luego del fuerte repunte del billete verde.

Por lo pronto, esta “interacción” ha dejado completamente afuera a Juan José Aranguren, ministro de Energía.

Desde su círculo interpretan esta intromisión del jefe de Gabinete como una muestra de que el Gobierno lo considera “poco efectivo” a la hora de marcarle el paso a las petroleras.

Fuentes cercanas a esa cartera, como también empresarios de vínculo estrecho con el ex CEO de Shell, confirmaron a iProfesional la decisión de Peña de exigirle (él de forma directa) a Gutiérrez que no avance con ningún tipo de aumentos en los surtidores.

También ratificaron la postura oficial de manteneral margen de esas tratativas a Aranguren, a quien muchos catalogan de “fundamentalista del mercado”.

En el oficialismo hay conciencia de que cualquier cambio en los precios que se exhiben hoy día en los puntos de venta motorizará todavía más la ola de aumentos en la economía general, con consecuencias imprevisibles.

Cambios en el ranking
Con los cambios de estos últimos días, Argentina dejó atrás las primeras posiciones que llegó a ostentar en abril en el ranking de naftas más caras de la región (medidas en dólares).

Ese mes el país se había ubicado segundo, siendo sólo superado por Uruguay que lideraba la tabla elaborada por Global PetroPrices. Así:

– En la vecina orilla, la súper cotizaba a u$s1,78.

– En el otro extremo (sin contar la convulsionada Venezuela) figuraba Ecuador, donde rondaba los u$s0,38 por litro.

– Chile, Brasil y México, en ese orden, se ubicaban detrás de la Argentina en el tercer cuarto y quinto puesto, respectivamente.

– En el país trasandino costaba u$s1,32

– En Brasil, u$s1,23

Cambia, todo cambia
La fuerte devaluación en Argentina produjo un cambio de posiciones, de modo que ahora el escenario pasó a ser el siguiente (ver cuadro):

Si se amplía la mira a toda América, la Argentina quedó en el puesto 13 sobre un total de 20 países. 

Esto, consecuencia del nuevo dólar y del plan “freezer” a los combustibles implementado por el Gobierno(ver cuadro):

Tal como puede apreciarse para América del Sur, el precio de la súper que se comercializa en las estaciones de servicio locales quedó distante respecto a Uruguay, Chile e incluso Brasil.

En tanto, se acerca al precio de Colombia, un mercado tradicionalmente mucho más barato que Argentina.

En cuanto a la posición en el mapa de América, quedó “a tiro” de los Estados Unidos, un integrante permanente del pelotón que nuclea a los más “baratos” del continente.

“En los últimos años, Argentina siempre se ubicó debajo de Uruguay y no varió demasiado su posición”, afirma a iProfesional Raúl Castellano, referente de la Cámara de Empresarios del Combustible (CEC).

“La política cambiaria está motivando todo este cambio. Habrá que ver qué ocurre de acá a julio. Es dudoso que pueda mantenerse un acuerdo de precios congelados con semejante movimiento alcista del dólar”, advierte.

En CECHA, la confederación que reúne a los empresarios del expendio de todo el país, su secretario, Oscar Díaz, anticipa un nuevo incremento en los surtidores a muy corto plazo.

“Sube el precio del crudo internacional, el dólar no para de aumentar, hay cambios en el precio de los biocombustibles: esta combinación hace que el escenario actual para el sector sea muy complicado, si no hay incrementos”, señala.

“Normalmente, la nafta aumenta primero y esto luego se traslada al resto de las mercaderías o de los rubros. Ahora se está dando al revés”, refrenda.

En su visión, sólo un precio amesetado del billete verde y del barril internacional pueden descomprimir una actividad que ahora está presionada por la decisión oficial de no acompañar la escalada de la divisa estadounidense.

Pedido expreso
El lunes 7, por pedido de Marcos Peña, se les solicitó a las petroleras que congelen los precios de los combustibles por dos meses, a pesar de la devaluación y del repunte del barril de crudo, ahora en su mayor nivel en cinco años.

Así, el objetivo de no sumar ruido” a la inflación vuelve a complicar a una actividad presionada por el alza de la divisa estadounidense, por un lado, y por el Gobierno, por otro.

Incluso, antes de la disparada a $24, las compañías ya pugnaban por elevarlos valores en los surtidores entre un 6% y un 7%.

Desde el Gobierno les “sugieren” recuperar entre julio diciembre los aumentos no aplicados entre mayo y junio.

En 2017, la suba del precio de las naftas se movió siete puntos por encima de la inflación. Este año, en tanto, hubo ajustes en enero, febrero y abril.

Las petroleras fundamentaron los incrementos en la devaluación y en el mayor costo del petróleo crudo. En ese entonces, proyectaban un dólar a $24 recién para fines de 2018.

Muestrame
Close