Cambian los requisitos para que una empresa sea considerada Pyme

Recientemente se elevaron los parámetros de facturación, cuestión necesaria por los niveles de inflación actuales. Pero ahora se agregó otro requisito, que es la cantidad de trabajadores.

En materia de impuestos nunca nada es definitivo. Una prueba de ello es lo que sucedió con la categorización para que las empresas puedan ser consideradas Pymes, porque  recientemente se elevaron los parámetros de facturación, cuestión necesaria por los niveles de inflación actuales. Pero ahora se agrega otro requisito, que es la cantidad de trabajadores que tiene contratados la empresa, cuestión que para algunas puede significar un motivo de exclusión en los beneficios creados oportunamente por la ley 27.264. Incluso, actualmente se dan casos en donde una Pyme se “desayuna” que no puede tramitar la renovación del certificado porque adeuda algunas presentaciones de las declaraciones juradas que exige la AFIP.

Desde el día 10 de mayo de 2018, rige una nueva resolución (154 de la SEyPyME) que modifica los requisitos que tienen que cumplirse para que una empresa sea considerada como PYME. Los nuevos parámetros que deben ser considerados a partir de ahora, son los siguientes:

1. Requisitos de Facturación:

Por valor de ventas totales anuales se entiende al monto de la facturación que surge del promedio de los últimos 3 ejercicios comerciales o años fiscales. Se excluye del cálculo el monto del Impuesto al Valor Agregado y los impuestos internos que correspondan; luego se deducirá hasta el 75 % del monto de las exportaciones que realizaron las empresas en ese período. En los casos de empresas cuya antigüedad sea menor que la requerida de los tres años para el cálculo, las ventas totales anuales se determinarán promediando la información de los ejercicios comerciales o años fiscales cerrados. Si la empresa posee algún ejercicio irregular cerrado, las ventas del mismo se anualizarán a efectos de cálculo de las ventas totales anuales. Si la empresa desarrolla actividades que están incluidas en diferentes escalones del cuadro, a los efectos del encuadre se considerará la categoría en la que el nivel de facturación fue mayor.

El incremento de los topes de facturación no es igual para todas las actividades: para la construcción y la activad agropecuaria aumentó un 25%; para el comercio un 26%; para la industria y la actividad minera un 27%; mientras que para los servicios un 31%:

2. Empleados:

Este requisito es nuevo, deberá cumplirse junto con  el de facturación, en algunos casos podrá hacer calificar a una empresa en un escalón superior, en donde los beneficios serán menores y en otros casos podrá hacer perder todas  las ventajas que otorga la ley 27.264. Se define por personal ocupado aquel que surge del promedio anual de los últimos 3 ejercicios comerciales o años fiscales, según la información brindada por la empresa mediante el Formulario de Declaración Jurada F. 931, que fueron presentados durante ese período. En los casos de empresas cuya antigüedad sea menor que la requerida, el personal ocupado se determinará promediando la información de los ejercicios comerciales o años fiscales cerrados.

El nuevo tope vigente para cada escalón es el siguiente:

Límite de activos:

El límite de activos, que se mantiene sin actualizar, rige para determinadas actividades y asciende a 100 millones pesos. Representa el valor de los activos informado en la última declaración jurada del Impuesto a las Ganancias presentada ante la AFIP, al momento de la solicitud de caracterización como micro, pequeña o mediana empresa. Tienen que cumplir con este requisito adicional las empresas que desarrollan actividades financieras, de seguros y actividades inmobiliarias.

Renovación del certificado:

Por medio de la Resolución 74 (SEyPyME), se extiende la vigencia del certificado de los beneficios para las Pymes, para los ejercicios cerrados a partir del mes de diciembre de 2017. De esta manera, el certificado tendrá vigencia desde su emisión y hasta el último día del cuarto mes posterior al cierre del ejercicio fiscal de la empresa solicitante. Se podrá iniciar el trámite de renovación a partir del primer día de dicho mes.

En el momento de renovarse el trámite, desde la página Web de la AFIP, el mismo puede ser rechazado cuando la empresa que lo solicita mantiene incumplimientos formales en años anteriores. Un ejemplo, es la falta de presentación del CITI compras y ventas. Hasta que no se cumple con todas las presentaciones atrasadas no se habilita el certificado.

Beneficios para las Pymes:

El hecho de encontrarse inscripto en el Registro Pyme, creado por la ley 27.264, otorga diferentes beneficios fiscales:  a) Pago del Impuesto al Valor Agregado a los 90 días para las Micro y Pequeñas Empresas; b) Cómputo del 100% del Impuesto sobre los débitos y créditos retenido por los bancos (Micro y Pequeñas Empresas) y del 60% (antes 50%) para las medianas manufactureras del tramo I; c) Eliminación del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta para todas las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2017; d) Cómputo del 10% de las inversiones realizadas en bienes de capital y en obras de infraestructura (desde el 1 de julio de 2016) como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias, hasta el 2% ó 3% de las ventas del ejercicio y obtención de un bono por los créditos fiscales del IVA generados en esas inversiones para poder abonar otros impuestos nacionales; e) Obtención de certificados de no retención del IVA en forma automática para las Micro empresas; f) Extensión del plazo para que los exportadores ingresen divisas y g) Mejora en la línea de los créditos que se otorguen a esas empresas. Para no perder estos beneficios, las Pymes a las que se les caduca el certificado el 31 de mayo, tendrán que volver a reinscribirse desde la página Web de la AFIP, dentro de la opción “Pymes solicitud de categorización y beneficios”. El certificado que acredita la inscripción con su fecha de vencimiento se puede obtener desde la página Web del Ministerio de Producción; en ese sitio hay que completar el número de CUIT de la empresa y el código numérico de la transacción original realizada oportunamente.

Lo que aún falta:

La ley establece que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas gozarán de estabilidad fiscal durante el plazo de su vigencia. Este beneficio alcanza a todos los tributos, entendiéndose por tales los impuestos directos, tasas y contribuciones impositivas, que tengan como sujetos pasivos a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas. De esta manera, las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas no podrían ver incrementada su carga tributaria total, considerada en forma separada en cada jurisdicción determinada, en el ámbito nacional, provincial y municipal, siempre y cuando las provincias adhieran a lo que establece la ley 27.264.

Los parámetros de categorización como Pyme no son definitivos, los requisitos para se basan en lo que establece la ley: “La autoridad de aplicación deberá definir las características de las empresas que serán consideradas Micro, Pequeñas y Medianas, contemplando, cuando así se justificare, las especificidades propias de los distintos sectores y regiones y con base en alguno, algunos o todos los siguientes atributos de las mismas o sus equivalentes, personal ocupado, valor de las ventas y valor de los activos aplicados al proceso productivo.”

Otra promesa de la ley es cuando se instruye  a la AFIP a implementar procedimientos tendientes a simplificar la determinación e ingreso de los impuestos nacionales para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas para lo cual llevará a cabo las acciones necesarias para desarrollar un sistema de “ventanilla única”.

Por otro lado, también se promete al decir que la ley faculta al Poder Ejecutivo para implementar programas tendientes a compensar a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en las zonas de frontera que este establezca por asimetrías y desequilibrios económicos provocados por razones de competitividad con países limítrofes, para lo cual podrá aplicar en forma diferencial y temporal herramientas fiscales así como incentivos a las inversiones productivas y turísticas. Asimismo, se determina que los beneficios impositivos a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas que otorga la ley tendrán un diferencial de como mínimo del 5% y como máximo del 15% cuando las mismas se desarrollen en actividades identificadas como pertenecientes a una economía regional.  Todas cuestiones que todavía no fueron reglamentadas.

Actualmente existen innumerables inspecciones que realizan los diferentes organismos, nacionales y provinciales, que aplican multas y exigen diferencias de impuestos con planes muy cortos ahogando financiera y económicamente a las Pymes. Con la conferencia de prensa brindada ayer por el Titular de la AFIP y el Ministro de Producción, en donde se anunciaron facilidades de pago especiales para las deudas y medidas de simplificación burocrática, se abre una esperanza para que las Pymes puedan sacar la cabeza de abajo del agua.

Muestrame
Close