Adelanto: así vienen las ventas de 0Km en mayo, tras la irrupción del “súper dólar” y la suba de precios de los autos

La devaluación está impactando de manera directa en los valores de los vehículos. Algunas marcas, de hecho, aplicaron tres ajustes en lo que va del mes. La incertidumbre por la corrida cambiaria, sumó un condimento extra. Pese al contexto, hubo compradores que buscaron cerrar la operación

La primera quincena de mayo se convirtió en una de las etapas más álgidas que le tocó vivir a Mauricio Macri desde que llegó al Gobierno.

El acuerdo con el FMI, junto con la corrida cambiaria y la disparada del dólar impactaron, en cuestión de días, en la imagen positiva del Presidente.

Mientras se daban las explicaciones sobre la coyuntura, con un nuevo “súper ministro” representado por Nicolás Dujovne a la cabeza del manejo económico, el rumbo del país debió acomodarse a una nueva realidad.

El dólar rondando los $25 ya parece algo normal, pero diferentes sectores todavía están asimilando el impacto.

Esto sucede, por ejemplo, con el mercado inmobiliario que, por la incertidumbre y el encarecimiento de los créditos y del metro cuadrado en pesos, está registrando un menor nivel de consultas y de operaciones de compraventa.

En el caso de los autos 0Km, si bien hasta la semana pasado habían logrado mantener una leve ventaja frente al mismo período del año pasado, la tendencia se revirtió levemente y ahora, según datos actualizados al 22 de mayo, el sector opera en terreno negativo. 

De acuerdo con cifras de concesionarios obtenidas por este medio, hasta el martes de la anteúltima semana del mes, se registró un total de 46.672 operaciones frente a las 47.271 del mismo período del 2017, lo que implica una contracción de 1,2%.

Comparado con abril de este año, la caída es aún mayor, ya que en ese período se habían patentado 48.295 autos.

Si bien es común que la última semana de cada mes se incremente el número de operaciones y esto puede revertir la actual tendencia, la realidad es que la foto actual comienza a preocupar a los concesionarios, ya que rompe con el envión positivo que mostraba el sector desde hace más de un año.

Un dato llamativo, según explicó el gerente de un concesionario Ford, es que la baja no es pareja para todos los modelos.

Los vehículos que más sienten la crisis en estos primeros momentos son los autos chicos y más económicos, lo que denota la realidad de un consumidor con menor poder de compra tras la suba de precios que experimentó el sector. En este segmento de precios, además, también pesan las perspectivas sobre la economía. 

De acuerdo con fuentes de concesionarios, en los primeros 22 días de abril se habían vendido más de 23.900 autos chicos, entre ellos versiones hatchback y sedán, como por ejemplo Volkswagen Gol y Chevrolet Prisma, entre otros. En cambio, durante ese mismo período de este mes de mayo la cifra apenas llega a las 22.000 unidades. 

Si se traza un comparativo interanual se puede observar que:

-En el caso del Volkswagen Gol, mientras que hasta el 22 de mayo de 2017 se habían patentado 2.256 vehículos, en la actualidad apenas se llevan superados los 1.347.

Chevrolet, en tanto, pasó de patentar 1.961 a 1.532 unidades en dicho lapso.

-Otro modelo muy popular, como el Renault Sandero, pasó de registrar 1.829 vehículos comercializados a 994 durante los 22 primeros días de este mes.

Otro segmento que por primera vez en años tiene un resultado negativo es el de pick-ups, las cuales acumulan 5.831 unidades en mayo frente a las 6.194 del mismo período del año anterior, una baja de casi 6%.

En el caso de la Ford Ranger, por ejemplo, de las 804 “chatas” patentadas la cifra se redujo a 767; mientras que Volkswagen Amarok pasó de registrar1.264 a 1.013 vehículos.

Como contrapartida, los vehículos que estarían saliendo más beneficiados de la actual coyuntura resultan ser los más caros, como es el caso de los modelos grandes, como el Ford Mondeo, cuyas ventas en mayo de este año alcanzaron las 134 unidades frente a las 84 del mismo período del año pasado.

Ventas al ritmo del dólar
En los concesionarios explicaron que las consultas comenzaron a decaer desde que el dólar tocó los $25, y que las visitas a las agencias bajaron conforme aumentó la incertidumbre. 

Sin embargo, remarcan que el mes no está perdido y que, en el balance, el nivel es más que aceptable. Esto obedece a que:

-Por un lado, muchas operaciones habían arrancado a negociarse a mediados y fines de abril y los clientes no quisieron dar marcha atrás con la compra, a pesar de algunas subas en los precios de los autos al momento de la facturación.

-Por otro, están aquellos que creen que el incremento del valor de los 0Km será mayor a partir de junio, cuando el incremento del dólar impacte de manera generalizada en todos los modelos, por lo cual consideran que sigue siendo un buen momento para subirse a un 0Km.

Además, en el caso de quienes tenían los dólares, hoy necesitan menos billetes para llegar al auto 0Km y aprovechan la coyuntura.

En el caso de los importados, también contribuye a sostener las ventas el hecho de que muchas marcas salieron a ofrecer una cotización más barata del dólar para fijar el valor de sus vehículos.

Así, toman el precio del inicio de la corrida cambiaria y el valor actual, estableciendo un promedio cercano a los $22. 

“Hoy se están poniendo en juego todas las herramientas para que las ventas no decaigan. Claro que también es un riesgo vender porque no sabemos a qué valor del dólar vamos a reponer las unidades”, explicaron en un concesionario de BMW.

En el caso de las masivas, también siguen con las bonificaciones y descuentos, las cuales habían prometido erradicar por completo del mercado.

“En Volkswagen estamos ofreciendo el Gol con una rebaja de $41.000; también tenemos bonificaciones para Fox Saveiro. En el caso de Suran, llega a $73.000″, explicaron en un concesionario oficial.

Hernán Vázquez, CEO de la marca alemana, había anticipado que este tipo de acciones debían terminarse porque no le hacen bien a la industria.

En el caso de Chevrolet, otra precursora de los descuentos, el presidente Carlos Zarlenga también hizo la misma mención, aunque en la página oficial de la marca, en la sección oportunidades, se observa un gran cartel con una cuenta regresiva que anticipa que se viene una nueva acción.

Crecimiento más moderado
Si bien la suba del dólar y la devaluación dejarán sus secuelas en la venta de autos, desde las terminales anticiparon que el crecimiento para este año debe moderarse y empezar a ubicarse en torno a un dígito por mes.

Comparando únicamente los primeros 5 meses del año, se observa que en 2016 se habían comercializado casi 256.900 unidades (en 2015 habían sido 240.000).

En 2017, el sector alcanzó las 345.500, un crecimiento cercano al 34%.

Este año, el acumulado muestra una suba de 14%, con 400.000 unidades vendidas hasta la tercera semana del mes.

Desde el sector aseguraron que es lógico este número porque la Argentina estará volviendo a acercarse al techo -todavía nunca superado- de 1 millón de unidades vendidas. 

En este contexto, tras los sacudones de estos días, los directivos advierten que todo se terminará de definir en función de los precios.

Entre abril y mayo, algunas marcas actualizaron sus valores tres veces, acumulando subas que llegan al 13%, como en el caso de Volkswagen.

Citroën, por su parte, incrementó las cotizaciones casi un 9%, mientras que Fiat hizo el mismo ajuste en algunos de sus modelos, como es el caso del Cronos.

Otros marcas, como sucede con la japonesa Toyota, sólo aumentaron los valores de venta al público siguiendo su pauta anual que es de 2% por mes. Sin embargo, se espera que para junio lleguen más retoques.

De esta manera, teniendo en cuenta la inflación -que en abril superó las expectativas-, más la devaluación que en apenas 30 días superó todos los pronísticos, se prevé que los autos cierren con un fuerte ajuste el primer semestre del año, el cual podría acercarse al 20%, casi el mismo incremento registrado durante todo el año pasado.

Esto, en un contexto en el que el financiamiento se encarece y que el poder adquisitivo en general se retrae por la mayor presión inflacionaria, podrían complicar las proyecciones de venta pautadas para el segundo semestre.

Muestrame
Close