La historia de “El Gringo”, el narco detenido en Delfín Gallo

El sospechoso de trasladar cocaína, rubio de ojos claros y de casi dos metros de altura, llama la atención en la comisaría del este provincial

En Delfín Gallo, localidad ubicada al este de la provincia, todos se preguntan quién es el “gringo” que se encuentra detenido en la celda de la humilde comisaría. Se trata de José Jaime Cabero Osinaga, detenido por la Dirección de Drogas Peligrosas (Digedrop) cuando trasladaba casi seis kilos de cocaína para su distribución, supuestamente, entre varios quioscos de venta de drogas del Gran San Miguel de Tucumán.

Los pesquisas cuentan que el acusado, de 25 años, mide casi dos metros, es rubio, de ojos celestes y piel muy blanca. Tiene doble nacionalidad: es norteamearicano -su padre es oriundo de Estados Unidos- y boliviano. Según la documentación que tenía cuando fue arrestado, su domicilio está radicado en un barrio de clase media de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Aún no se confirmó cuál es su verdadera ocupación. Sin embargo, se cree que podría haber estado inscripto como exportador en el vecino país y los investigadores no descartan que emplease ese permiso para enviar cocaína a diferentes lugares del mundo.

Personal de la Digedrop, al mando del comisario Jorge Nacusse, había iniciado la investigación, a partir de un un informe que daba cuenta de que varios transas compraban la droga a un hombre de Salvador Mazza; y que este, a su vez, la adquiría en Bolivia. Cuando se determinó que los sospechosos estaban a un paso de recibir una “carga”, interceptaron el vehículo y detuvieron a Cabero Osinaga y Jesús Enrique Méndez. El primero, según explicaron las fuentes, sería el proveedor; mientras que su compañero (quien es hermano del intendente de Salvador Mazza, Rubén Méndez) se encargaba de “colocar” la sustancia en los diferentes quioscos de la provincia. La consecuencia casi inmediata del hallazgo de esa droga fue la realización de una decena de allanamientos.

Estos operativos derivaron en la aprehensión de otras 14 personas, quienes fueron acusadas de comercializar estupefacientes en diferentes puntos del país.

El norteamericano, según confirmaron fuentes policiales, no recibió visitas en la comisaría. La embajada de Estados Unidos tampoco habría realizado gestiones para averiguar sobre su situación procesal. Sí habría habido un contacto de la Dirección de Migraciones para averiguar cómo había ingresado al país y con qué documentación se desplazaba.

En principio, los investigadores creen que Cabero Osinaga ocupa un puesto de bajo rango dentro de la organización, que consistiría en ser contratado para trasladar la droga. En los próximos días se definirá su situación procesal, pero se descarta que por el tipo de delito del que fue acusado, estará mucho tiempo en tierras tucumanas.

Dos detenidos con droga
Llevaban marihuana y cocaína a Concepción

Dos hombres fueron detenidos, tras el secuestro de medio kilo de marihuana y de 50 gramos de cocaína. Fueron arrestados en Concepción, durante un control que realizó personal de la subdelegación de la Policía Federal radicada en esa jurisdicción. Los agentes de la fuerza de seguridad nacional secuestraron, además, unos $ 35.000, seis dólares y dos celulares, de acuerdo con lo que detallan fuentes oficiales. El procedimiento se llevó a cabo en la traza vieja de la ruta nacional 38, puntualmente, en la zona del acceso norte a la “Perla del Sur”. Según se informó, los detenidos circulaban por esa zona en un auto Chevrolet Corsa de color gris.

Santa Fe
Mensaje mafioso para un juez que condenó a la banda de “Los Monos”

Dos hombres que circulaban en una moto balearon las viviendas donde vivía el juez Ismael Manfrín, que formó parte del tribunal que condenó el 9 de abril pasado a la banda de “Los Monos”. El ataque se produjo unas horas después de que la justicia avalara el traslado del líder de la organización narco, Ariel Máximo “Guille” Cantero, a una cárcel federal, que sería la unidad penitenciaria de Rawson, donde ya estuvo alojado hasta noviembre de 2016. “Creo que este hecho apunta fundamentalmente a tratar de atemorizar a los jueces y fiscales que están investigando en esta y otras causas vinculadas con el narcotráfico; y a los hechos de violencia que se han dado en la ciudad”, dijo el gobernador Miguel Lifschitz.

Fuente: La Gaceta

Muestrame
Close