De Palestina a Trump: ¿por qué es un problema que Argentina juegue en Jerusalén?

La Selección se iba a enfrentar contra Israel este sábado, y recibió numerosas amenazas desde Palestina. La historia de 51 años de conflicto.

En lo que pretendía ser el último amistoso antes del Mundial de Rusia, la Selección argentina estaba por viajar a Jerusalén para jugar con Israel, pero el malestar que desató la cita entre los palestinos hizo surgir toda clase de amenazas contra los jugadores. Finalmente, el encuentro fue suspendido este martes por la tarde.

La escalada de tensión -que comenzó el fin de semana último de la mano de la Federación de Fútbol de Palestina- había llegado al punto en que hubo manifestaciones de palestinos contra el partido y se mancharon con sangre falsa las camisetas de la selección que dirige Jorge Sampaoli.

“¿Es acaso lógico que Messi, el héroe, vaya a jugar en un estadio construido sobre las tumbas de nuestros ancestros?”, se podía leer en una carta escrita por los refugiados que fueron desplazados de Jerusalén oriental, más precisamente del lugar donde hoy se encuentra el estadio donde se iba a disputar el partido.

Sólo algunas semanas atrás, con una nueva fecha de la creación del Estado de Israel (que es considerado un día trágico para Palestina), se registraron numerosos choques violentos en las fronteras de la Franja de Gaza y Cisjordania.

A su vez, hace un mes hubo 60 muertos a raíz de enfrentamientos provocados por la decisión de Donald Trump de mudar la embajada de los Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

El conflicto data de 1967, cuando la parte este de la ciudad fue reclamada por Israel. Unificarla no es una opción porque ninguno de los dos bandos quiere por ser un sitio sagradoLos palestinos reclaman Jerusalén Este como la capital de un futuro Estado palestino independiente.

El presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, había firmado un acuerdo de unos 2 millones de dólares que ya cobró como parte de la celebración por los 70 años de la creación del Estado de Israel, por lo que la locación del encuentro era Jerusalén al efecto de demostrar que es la legítima capital del país.

De hecho, tras conocerse la decisión de los jugadores de no querer disputar el partido por el conflicto con Palestina y las amenazas que recibieron, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu llamó este martes por la tarde a Mauricio Macri para que interceda y evite que se cancele el amistoso.

Muestrame
Close