Prepárate llega el Verano 2019: empresas anticipan si habrá cortes de luz y cuándo se logrará un servicio “sin fallas”

Conforme sube la temperatura, vuelve la preocupación entre los usuarios que se vieron más afectados en los últimos años. La respuesta de las empresas

Falta poco para que llegue el verano. Y, conforme la temperatura va subiendo, la pregunta se repite entre los usuarios que viven en aquellos barrios que, durante años, se vieron más golpeados por la falta de luz: ¿volverán los cortes?

Y la respuesta que brindan tanto desde las empresas como desde el Gobierno podría sintetizarse en una frase: “se hizo bastante pero todavía falta mucho”.

Esa es la conclusión a la que arriban empresas y funcionarios al momento de evaluar el estado de situación del tendido eléctrico del Área Metropolitana de Buenos Aires de cara a la próxima temporada estival.

En un contexto de costos en ascenso y dólar fluctuante, las principales distribuidoras de buenos aires tanto Edesur como Edenor se esfuerzan en dejar en claro que no han establecido cambios en sus respectivos planes de inversión.

En nuestra provincia Edet por su parte, todavía no informó como irá a operar esta temporada.

Entre las empresas predomina la certeza de que el próximo verano será “tranquilo” en términos de cortes del servicio. El optimismo se basa en las cifras que las propias frimas vienen acumulando en términos de provisión del suministro.

Así, y por poner un caso, este año Edesur promedió unas 14 horas de interrupción del servicio por cliente en el primer semestre. Fuentes cercanas a la Secretaria de Energía aseguraron que en 2017 ese rango se había ubicado en el orden de las 20 horas, mientras que la misma medición rondaba las 30 horas en 2016. Es decir, hubo una baja considerable en los últimos años.

Para ubicarse dentro de un rango más “óptimo”, la compañía debería redfucir el número actual a la mitad. En Edesur confían en que el servicio alcanzará ese status en alrededor de dos años, una vez esté concluido el programa de desembolsos pautados por Enel, controlante de la distribuidora, tanto en Argentina como para Brasil, Perú y Colombia.

Lo que podemos confrmar es que este año, Edesur cerrará el año con inversiones en la red por $5.000 millones, cifra que, en palabras de fuentes vinculadas a la firma, “permitirá llegar a un diciembre que será paulatinamente mejor que el anterior” para el usuario del Gran Buenos Aires.

“Hay confianza en que las inversiones y las obras que se han realizado no sólo en mantenimiento de la red sino también para mejorar el funcionamiento del tendido, permitirán estar sustancialmente mejor que en otros momentos. Igualmente, todavía estamos a dos años de un servicio ideal”, remarcaron desde Edesur.

Por el lado de Edenor, la distribuidora mantiene sin modificaciones su plan de obras por hasta $6.000 millones por año a completar en el lapso de un lustro.

“Se adecuó el equipamiento de alta, baja y media tensión, además de continuar con el cambio de transformadores y la renovación de postes. Este año vamos a concluir inaugurando tres nuevas subestaciones”, comentó a este medio una fuente de la compañía.

Dentro de la firma gobierna la idea de que el rendimiento de la red ya es casi óptimo y que, más allá de alguna que otra eventualidad climática, los cortes deberían ser excepcionales el próximo verano.

“Estamos en un promedio de 4 horas de cortes por cliente al año, muy por debajo de cualquier otro promedio. Si bien fue un invierno muy duro, con alto consumo de electricidad, lo cierto es que el rendimiento fue superior a momentos anteriores. Nuestro promedio no fue mejor por efecto de una tormenta enorme de principios de año”, expresó ante la fuente consultada.

Para la distribuidora, la normalización plena y sostenida de la red y su funcionamiento tendrá lugar llegando a 2021, año en el que concluirá el cronograma establecido por Edenor con la irrupción del macrismo.

En paralelo, desde las compañías marcan que la suba del billete verde y la inflación no alteró los planes de inversión. A lo sumo, optaron por aplicar “estrategias defensivas”.

“Por los incrementos, optamos por comprar insumos y almacenarlos. Es lógico en el contexto actual y como forma de garantizar las obras que ya tenemos planificadas. Eso nos permitió sortear las complicaciones derivadas del valor del dólar y el aumento permanente de los materiales que se necesitan”, confiaron desde el entorno de una de las distribuidoras.

Grados y tormentas

Por supuesto que, más allá de la mejoría que predicen ambas distribuidoras, el clima también jugará su partido y las empresas abren el paraguas ante la imprevisibilidad de las temperaturas y las lluvias.

En concreto, las redes operarán sin mayores inconvenientes siempre que la temperatura no supere los 33 grados durante cinco días o más y, en simultáneo, no se produzca una baja importante en el termómetro en horas de la noche.

“Con un pico de calor no debería haber problemas. La red ya está en condiciones de aguantar. La complicación, antes que en la máxima, se ubica en la temperatura mínima. Si por la noche no disminuye de los 24 grados, la gente no apaga el aire y el tendido trabaja por demás de exigido. Una semana con un escenario así complicaría el funcionamiento normal de la red”, indicaron muy cerca de Edesur.

El inconveniente, enfatizaron en la empresa, siempre está en la prolongación del calor. La imposibilidad de darle un “respiro” a la infraestructura sigue siendo el gran punto débil en el aprovisionamiento de electricidad.

En Edenor, en tanto, destacan que ya el año pasado la red respondió bien ante los picos de calor. “Atravesamos hasta una semana entera con una temperatura de 34 grados y todo el sistema se comportó muy bien. Sólo tuvimos cortes puntuales. Las inversiones de este año deberían profundizar justamente esa mejoría que ya se notó en el verano anterior”, sostuvieron desde la compañía.

Más allá de lo que marque el termómetro, una variable hasta hace unos años poco relevante para las empresas ahora sí mantiene atentos a los equipos técnicos de las distribuidoras: las tormentas de verano.

Muestrame
Close