Dejar la casa de los padres cuesta cada vez más: ahora hay que ahorrar casi cuatro sueldos

Irse a vivir solo por primera vez en la Ciudad demanda como mínimo 80 mil pesos, entre equipamiento y alquiler. El año pasado, se necesitan 2 sueldos y medio para independizarse.

Independizarse no suele ser una opción accesible, pero en la actualidad resulta un sueño muy difícil de concretar para una sola persona. Hoy se necesitan como mínimo para ir a vivir por primera vez a un monoambiente en Capital Federal no menos de 80.0000 pesos.

La suma incluye dos alquileres (anticipo y depósito -en algunos casos piden 2 meses de depósito) más un amoblamiento muy básico. La comisión para la inmobiliaria está a cargo de los propietarios en la Ciudad. Y para dejar el departamento completo, se requieren 100.000 pesos, cuatro salarios enteros.

De acuerdo al último Reporte del Trabajo Registrado de la Secretaría de Trabajo nacional, de enero de este año pero con datos de noviembre de 2018, el sueldo promedio de los asalariados en blanco en mano es de 23.782 pesos (28.652 bruto).

A fines de 2017 era más fácil salir de la casa familiar e irse a vivir solo puesto que el año pasado el costo de vida se encareció muy por encima de lo que aumentaron los salarios: mientras la media del sueldo se ajustó un 28% de noviembre de 2017 a noviembre de 2018, el alquiler saltó un 37% pero equipar el departamento resultó un 50% más caro. En tanto, los servicios (agua, luz, gas) en promedio subieron un 45,7% en la Ciudad a lo largo de 2018.

Así las cosas, a fines del año pasado se necesitaban casi 4 sueldos para alquilar y equipar un monoambiente en la Ciudad, mientras que en noviembre de 2017 -cuando el salario promedio era de $17.434 en mano- alcanzaba con tener poco más de dos haberes para independizarse.

Un monoambiente en un barrio medio salía el alquiler en noviembre de 2018 alrededor de $9.600 (actualmente se mantiene este precio en promedio) y a fines de 2017 se alquilaba por unos $7.000 (37% más caro).

Si se suman dos alquileres de $7.000 más $29.000 de amoblamiento básico da un total de $43.000. Esa suma era lo que se necesitaba para mudarse por primera vez a un monoambiente en la Ciudad en 2017. Es decir, dos sueldos y medio de $17.434.

A fines del año pasado, la suma total da 80.000 (dos alquileres de 9.5000 + 58.000 para equipar el departamento). Es decir, casi 4 sueldos de $23.782 (la media de un trabajador registrado).

Renovación

En el caso de renovar un alquiler, donde ya no se contempla comprar todos los muebles, la situación es distinta, pero los gastos que acarrea son enormes de todas maneras.

En total, en dos años, se terminará pagando al menos un 80% más que hasta la fecha anterior a renovar el contrato. Por ejemplo, según explicó José Rosales, director de Reporte Inmobiliario, en diciembre de 2018 se terminaba pagando por un monoambiente unos $8.000 (esto varía según el acuerdo que cada inquilino tenía, pero en promedio la mayoría llegaba a fin de 2018 con ese alquiler).

Desde enero, si se renueva el contrato en un edificio de Villa Urquiza sale al menos $9.600 (19% más) y luego tres ajustes semestrales de 15%. En total, desde diciembre de 2018 a enero de 2020, cuando finalice el contrato nuevo, se habrá pagado un 82% más.

Nuevos alquileres vs. compra

De acuerdo a un seguimiento de la consultora Reporte Inmobiliario, entre enero de 2018 y enero de 2019 la variación de precios, en promedio, de un alquiler en la Capital Federal es de 38%.

“La demanda de alquileres no bajó y va a aumentar debido a que ahora la opción de poder comprar con un crédito pagando una cuota similar o aún por debajo de un alquiler ya no está más lamentablemente al alcance de un asalariado medio.”, explicó Rosales.

Hoy por un 2 ambiente en Capital, la cuota de un crédito UVA es de aproximadamente $30.000 frente a un alquiler de $12.000 promedio. “No es que no hay préstamos disponibles, lo que pasa es que por el aumento de las propiedades en pesos debido a la devaluación (105% en 2018) y el aumento de las tasas de interés quedó fuera del alcance de un trabajador medio poder comprar ese departamento, ya que debería justificar $120.000 de ingresos”, ejemplificó el director de Reporte Inmobiliario.

Hasta noviembre de 2018, último dato oficial disponible, el salario promedio en blanco es, en mano, de $23.434, cinco veces menos de lo necesario para obtener un crédito, que representa el 80% del valor de la propiedad a comprar. Se requiere tener ahorrado el otro 20% restante.

 

 

 

 

Muestrame
Close