AHORA NO HAY EXCUSAS PARA QUEMAR CAÑA DE AZUCAR. Concepcionense diseña máquina cosechadora que es premiada a nivel internacional

El esfuerzo, la pasión y la inteligencia práctica aplicada al desarrollo tecnológico tienen un reconocimiento a la medida de su importancia.

Bruno Accorroni Rivas

Hace más de una década que el Premio Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial pone bajo la luz el esfuerzo y la creatividad de la agroindustria argentina. Nacido con el objeto de promover y estimular el desarrollo de la tecnología, en su sexta edición, el premio pone en valor a 18 desarrollos vinculados a la maquinaria de origen nacional y 2 de origen extranjero. Uno de esos premios correspondió a un invento tucumano, del concepcionense Bruno Accorroni Rivas, por eso deniminado tecnología BAR, en honor a sus iniciales (BAR).

CIA. Inversora Industrial recibió la Mención de Origen Extranjero porque desarrolló la “Tecnología BAR: Picadora de Biomasas de Caña de Azúcar”. BAR permite, al mismo tiempo, hacer el picado y recolección de las hojas superiores de la caña y el cogollo, realizando dos operaciones en una sola pasada.

Esta tecnología aplicada en el campo azucarero argentino podría generar un equivalente utilizable como Biocombustible.

Calculando que en país tenemos aproximadamente 400.000 hectáreas de este cultivo, esto nos daría un equivalente a 5.847.953 barriles de petróleo, multiplicado por el valor actual del barril de crudo a nivel internacional de U$D 61,20 podría generar un ingreso aproximado de U$D 357.894.736 anual por cosecha. Aparte de los beneficios de no provocar emisión netas de carbono, las cuales son altamente contaminantes y dejan un gran perjuicio a la salud de la población y a la capa de ozono.

Hay que tener en cuenta que esta tecnología también es aplicada a la cosecha de maíz.

Destacamos que esto en la actualidad es un residuo agrícola que se quema en los campos sin originar ningún beneficio.

Muestrame
Close