Dólar en abril: operadores creen que se abre pequeña ventana para la «bicicleta» financiera

Creen que si se termina de estabilizar el tipo de cambio, aparecerán opciones en bonos en pesos para hacer carry trade. Que liquide el campo, la clave.

Puede llegar a ser un «ahora o nunca» para los apostadores al riesgo en la Argentina. Tras las últimas dos jornadas de la semana pasada, con un billete verde retrocediendo después de la disparada, se suman ahora dos aspectos clave que influyen sobre las expectativas del mercado en abril: la liquidación de divisas del campo y la venta de dólares del Fondo Monetario Internacional por parte del Tesoro.

Si, como estiman algunos jugadores de la City, empieza a consolidarse cierta estabilidad con el tipo de cambio, podría abrirse una ventana para las apuestas de corto plazo en pesos. El carry trade o «bicicleta financiera» que se generaría es algo que debaten los traders de los bancos.

Claro que el escenario de extrema volatilidad con la moneda estadounidense hace que muy pocos estén dispuestos jugársela. Según cálculos de Nery Persichini, de GMA Capital, utilizando las Letras Capitalizables (Lecaps) que emite el Ministerio de Hacienda, la apuesta fue ganadora sólo en enero:

-Con tasas en pesos del 3,5% mensual y dólar que había retrocedido 2% en el primer mes del año, la rentabilidad en moneda dura había sido del 5,6%.

-Claro que ese escenario cambió en febrero: tasas del 3,1% y suba del tipo de cambio de 5,3% dieron lugar a una pérdida del 2%.

-El mes pasado fue, sin dudas, el peor para los que se quedaron en Lecaps. Con tipo de interés del 3,3% y un dólar que trepó 11,2%, el resultado negativo se elevó al 7%.

-Así, en lo que va del año -con la divisa subiendo 14,7%- la pérdida de rentabilidad gira en torno al 4%.

«Puede haber una oportunidad. Tenemos el tipo de cambio real más alto en seis meses. Hay espacio para que se aprecie un poco. Los bonos con CER de corto plazo y títulos Badlar son opciones a considerar», sugiere Persichini.

Desde uno de los bancos más importantes de Wall Street como Credit Suisse (CS), también apuestan a la llegada de cierta estabilización.

«El problema en el mercado de divisas en la actualidad es la falta de oferta de dólares, que da lugar a una alta volatilidad del billete verde. Marzo es un mes particularmente difícil porque la cosecha de trigo ha terminado, mientras que la de maíz y soja está por comenzar, dejando el mes con baja oferta de dólares desde el sector agropecuario», describe Daniel Chodos, el jefe de estrategia de la entidad.

No obstante, advierte que tal situación «debería cambiar en abril», y por eso tiene en la mira una recuperación del peso. «Si bien estamos a favor del tipo de cambio en el corto plazo, advertimos que es probable que la volatilidad se mantenga alta en las próximas semanas o meses», agrega Chodos.

El informe de Credit Suisse vino una semana después que el ultra optimista Morgan Stanley recomendara enfáticamente comprar deuda argentina en pesos y dólares y vaticinara un tipo de cambio más estable hacia adelante.

Así las cosas, el escenario no está para nada despejado. El riesgo de otro cimbronazo global o local (o de ambos) hace que el equilibrio que debe hacer el inversor sea fenomenal.

El panorama político podría desencadenar en cambios de humor muy profundos en el mercado y ese es quizás el mayor desafío para los que piensan en apostar por algún activos en pesos.

Técnicamente, la relación peso/dólar estaría en equilibrio. Desde Consultatio, la compañía de asset management del «gurú» Eduardo Costantini, señalan que el nivel del tipo de cambio real está más apreciado desde el pico de septiembre.

Tanto el tipo de cambio real bilateral con Brasil, como el multilateral, hoy lucen un 8% más apreciados que el del 1° de octubre del año pasado. En parte, gracias a la depreciación del peso que tuvo lugar a partir de mediados de febrero y que se intensificó la semana pasada (a mediados de ese mes llegaron a estar 13% más apreciados que en octubre).

«Esto es lógico, ya que el programa monetario se aplicó en una situación de máximo estrés en el mercado cambiario, con el claro objetivo de estabilizar el dólar, que se ubicaba en un nivel elevado luego de la corrida de septiembre. Dicho esto, vale señalar que el nivel actual está bastante cerca de lo que podemos entender como valor de equilibrio», afirma Consultatio.

Como siempre, la esperanza del mercado está puesta en que los dólares del campo y del Fondo Monetario Internacional ahoguen las presiones que puedan surgir desde afuera o por el clima electoral.

De hecho, trascendió que sobre el final de la semana pasada ya empezó a haber más liquidación del campo: en torno a los u$s150 millones el viernes. Para el mercado, es una señal de que comenzó oficialmente la venta del sector exportador, algo que hace retroceder al billete verde y vuelve más atractivas las posiciones en pesos a tasa (al menos en el corto plazo).

«Ya estamos viendo algo más de liquidaciones. El viernes fue muy bueno para los u$s50 millones que se vieron durante gran parte del mes pasado. Vendieron el triple que eso. Creo que si no ocurre nada raro podemos llegar a mediados de abril, cuando empiezan a venir los dólares del Fondo Monetario, con un dólar muy estable», concluyen desde una mesa bancaria.

Dejanos tu Comentario

Muestrame
Close