Mezclado por la campaña electoral, el conflicto de los pilotos escala y Biró advierte: «Esto termina mal»

Sica dijo que los pilotos "o están jugando una partida electoral o quieren dañar a la empresa", mientras que los gremios prometen más medidas de fuerza

El conflicto con los pilotos de líneas aéreas sumó este jueves un nuevo capítulo de tensión. Mientras los trabajadores ratificaron su «rechazo» a la política aerocomercial del macrismo, desde el Gobierno consideraron que las medidas sindicales o bien esconden una finalidad política de cara a las próximas elecciones  o son actitudes «patoteriles» para dañar a Aerolíneas Argentinas.

A poco más de dos semanas de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), la campaña no puede escapar a este enfrentamiento de los gremios aeronáuticos con el Gobierno. La cuestión es ver si suma o votos a alguno de los candidatos principales, ya sea el presidente Mauricio Macri, como su principal contendiente, el postulante kirchnerista Alberto Fernández.

El secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, amenazó al gobierno con «Esto va a terminar mal»

Por un lado, los pilotos nucleados en la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA) y de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) defendieron «el derecho a protestar de los trabajadores» y no descartaron que la semana próxima vuelvan a leer un comunicado en los aviones tal como sucedió estos días, provocando el enojo oficial e incluso de muchos pasajeros.

En tanto, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consideró que los reclamos de los pilotos, liderados por el sindicalista Pablo Biró, «o están jugando una partida electoral o quieren dañar a la empresa».

«Venimos a enfrentando a un conjunto de trabajadores que siempre han pensado que la empresa le pertenecía a ellos. Ya no están defendiendo sus interese gremiales sino que quieren intervenir en la política aerocomercial y están en contra de la política que llevamos adelante», señaló Sica.

El funcionario se expresó de esta forma en declaraciones a radio La Red, al hacer referencia a la decisión de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) de difundir a los pasajeros mensajes contra el Gobierno a través de los altavoces de los aviones.

El ministro destacó que, en los últimos tres años y medio la política aerocomercial del Gobierno permitió que crezca más de 85% la cantidad de pasajeros transportados y que haya más puestos de trabajo en el sector.

«A veces toman actitudes casi patoteriles que van en contra de lo que la sociedad argentina quiere. Se creen los dueños de las aerolíneas. Cada acción que hacen, en vez de favorecer a la empresa y a los trabajadores que dicen defender los están perjudicando», indicó Sica al ser consultado sobre la metodología que usa el gremio para sus reclamos.

En ese sentido, destacó que «cada vez que hacen asambleas sorpresivas perjudican a los pasajeros».

«Este es un Gobierno que ha aumentado el mercado; hay más aerolíneas, se está generando más trabajo, hemos mejorado más de 12 aeropuertos y la interconectividad. Antes toda la gente del interior tenía que pasar por Buenos Aires para volver a viajar que viajar al interior», enumeró el ministro.

Asimismo, Sica manifestó que las formas de reclamo que utilizan los pilotos de APLA hacen pensar que se trata de «actitudes políticas», porque están jugando una partida electoral, o que directamente que buscan «dañar» a Aerolíneas Argentinas.

El conflicto entre el gremio de los pilotos y el Gobierno nacional recrudeció esta semana cuando los trabajadores utilizaron los altoparlantes de los aviones para dar mensajes en contra de la política aerocomercial del Gobierno.

Luego de varios cruces, los pilotos anunciaron que dejarían de hacerlo pero convocaron a una movilización este jueves para ratificar su desacuerdo con la gestión de la administración de Aerolíneas Argentinas.

En ese contexto, y lejos de bajarle el tono a la polémica, el titular de APLA, Pablo Biró, advirtió sobre una posible escalada en el conflicto al asegurar que «el gobierno no tiene voluntad de diálogo».

«Esto termina mal. Cuando digo termina mal es porque al no tener voluntad de diálogo ni de revertir las políticas equivocadas, profundizan los conflictos, yo lo había anticipado que termina mal porque hay una provocación permanente, extranjerizan la aviación, toman medidas perjudiciales para nuestros puestos laborales y la conectividad de los usuarios», afirmó el sindicalista.

Durante la movilización realizada en el aeroparque Jorge Newbery, el secretario general de UALA, Cristian Erhardt, adelantó que «la protesta no va a generar ningún tipo de demora en los vuelos» y explicó que iban a hacer «una caminata y entregar a los pasajeros» sus «reclamos».

«Nuestras empresas están con serios problemas para pagar sueldos», dijo Erhardt y se preguntó por qué «si Aerolíneas Argentinas, como dice Malvido (Luis, presidente de la compañía) crece tanto, sus números son negativos y tiene déficit».

Aclaró que la actitud de los pilotos «no perjudica a nadie» y dijo: «no hacemos nada, sólo exponemos una realidad y elegimos esta modalidad de protesta, leyendo un comunicado en el vuelo, precisamente para no afectar los servicios con asambleas y paros».

Sostuvo que «hay libertad de expresión en exponer lo que uno piensa» y agregó que «el 90 por ciento de la gente» está de su lado.

Reiteró que «las empresas no están en condiciones de seguir subsistiendo» en esas condiciones y manifestó no tener «ningún problema con las low cost, pero en un marco regulatorio acorde a la realidad».

El viernes a las 9:00, se anunció que se manifestarán al igual que lo hicieron este jueves los pilotos afiliados a la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) con una «jornada de visibilización de los conflictos» que vive el sector.

Dejanos tu Comentario

Muestrame
Close