«El loco mortero», prófugo desde hace casi dos años. La justicia muestra los posibles rostros al día de hoy.

¿Cómo podría lucir hoy Sebastián Rodrigo Romero?

Esa es la pregunta que intenta resolver la Policía Federal Argentina a través de una serie de caracterizaciones que tienen como finalidad encontrar al “militante del mortero”, prófugo desde el 18 diciembre de 2017 tras los incidentes en la Plaza del Congreso.

En el nuevo identikit múltiple que la PFA difundió por redes sociales, el referente de izquierda aparece con barba candado, lentes de sol, gorra, pelado, sin barba, con menos pelo y diferentes cortes. Esos los rostros que podría haber adoptado en más de un año y medio que evade a la Justicia con éxito.

Romero saltó a la fama durante la violenta protesta contra la Reforma Previsional en los alrededores del Congreso. Su imagen disparando con una bazuka casera a la Policía se hizo viral, pero todavía no lograron encontrarlo pese a la recompensa de un millón de pesos que ofreció el Ministerio de Seguridad.

El dinero ofrecido no parece ser motivación suficiente: fuentes de la causa indicaron a TN.com.ar que no recibieron ningún llamado con información sobre el exprecandidato a diputado del FIT, aunque tienen pistas que podrían ubicarlo fuera de la Argentina. Desde febrero de 2018 tiene pedido de captura internacional.

Las caracterizaciones fueron elaboradas por el Gabinete de Arte Forense de la PFA como alternativa para obtener mejores resultados en la búsqueda. “El objetivo es actualizar la apariencia que podría presentar en la actualidad. Las personas que evaden a la Justicia suelen cambiar sus rasgos”, explicó uno de los investigadores del caso.

A la vez, detallaron que «el identikit modificado se generó a partir de la última fotografía que se obtuvo del militante, a través de distintos programas de edición de imágenes o filtros”. El gabinete, que depende de la Superintendencia de Policía Científica, viene haciendo este trabajo desde 2010.

En tanto, el resto de los acusados por los violentos incidentes esperan el juicio en libertad. Ellos son los militantes del Partido Obrero César Arakaki y Dimas Fernando Ponce y el policía Dante Barisone. Los tres fueron registrados por las cámaras de seguridad que vigilan la zona del Congreso.

En el caso de Romero la situación sería diferente. Si lo encuentran, es probable que quede detenido hasta el juicio por riesgo de fuga. Su última aparición fue en marzo del 2018 cuando pidió “sacar a Macri como sacamos a De La Rúa” a través de una carta que hizo pública a través de Twitter y en la que aseguró que es un perseguido político.

 

 

Dejanos tu Comentario

Muestrame
Close