PASO 2019: El kirchnerismo festeja, el macrismo espera

Alberto Fernández está primero y Mauricio Macri segundo. Pero habrá que poner bajo la lupa la diferencia entre una fórmula y la otra y el porcentaje al que llegue el Frente de Todos.

Cerraron los comicios y habrá que esperar hasta las 21 para responder algunas incógnitas. Los primeros datos sugieren que la fórmula más votada fue la de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, del Frente de Todos. En segundo lugar quedó, según este panorama preliminar, la de Mauricio Macri y Miguel Pichetto, de Juntos por el Cambio. A continuación, las incógnitas que habrá que despejar. 

La primera es cuál es la diferencia entre una fórmula y la otra. El macrismo sostuvo hasta antes de la veda que si la diferencia es de cuatro o cinco puntos es reversible. Pero si es mayor, la batalla para el oficialismo será más complicada. Los primeros números sugieren que la diferencia es bastante amplia en favor del kirchnerismo. Además de la distancia entre Fernández y Macri, la otra clave será a qué porcentaje llega el binomio del Frente de Todos.  Si Alberto Fernández supera los 40 puntos estará más cerca del número necesario para ganar en primera vuelta. De lo contrario, la pelea será más reñida.

La pelea por el voto de los otros candidatos. Otra clave será cuántos votos sacaron los otros presidenciables como Roberto Lavagna, José Luis Espert y Nicolás del Caño. La lectura que hace el oficialismo es que la mayoría del voto de Lavagna irá a Macri y que lo mismo ocurrirá con Espert. El voto de la Ia izquierda se puede inferir que en buena medida irá a Fernández-Fernández o en primera vuelta o en una eventual segunda vuelta.

¿La primera vuelta será la segunda? Si los números que circularon en modo boca de urna son ciertos, el oficialismo tendrá que hacer una campaña para convertir la elección de octubre en la definitiva, apelando al voto “útil”. Es posible que el kirchnerismo haga lo mismo, para tratar de vencer en primera vuelta.

Otra clave es la elección en la provincia de Buenos Aires. Habrá que analizar cuántos votos sacó María Eugenia Vidal y si logró el corte de boleta necesario para evitar que el rechazo al macrismo la perjudique tanto como para perder en octubre. En las elecciones bonaerenses no hay segunda vuelta, se gana por un voto. Será más difícil para Macri, además, revertir el resultado en octubre o en noviembre sin un triunfo de Vidal.

También habrá que analizar qué pasó en las provincias: la diferencia en Córdoba, Santa Fe, Mendoza y en otras que también gobierna el oficialismo será importante para entender cómo queda configurado el mapa electoral.

 

Dejanos tu Comentario

Muestrame
Close