#24A: EL MACRISMO, EN BUSCA DE UNA MANIFESTACIÓN MASIVA QUE LE PERMITA RECUPERAR LA MÍSTICA

Este sábado la dirigencia macrista tendrá un buen termómetro para ver qué tan grave es el impacto anímico de la derrota de las PASO en el ánimo de la militancia: se convocó a una marcha de apoyo a Mauricio Macri. Y se le busca dar un tono épico, emparentado con la manifestación espontánea de abril de 2017, que por su masividad había significado una bocanada de aire fresco para un Gobierno que, a partir de ahí, se pudo recomponer para las elecciones legislativas.

Lo cierto es que la aplastante derrota del 11 de agosto caló muy hondo en el ánimo de Juntos por el Cambio, a tal punto que el propio Macri admitió que el resultado que consagró a la fórmula del Frente de Todos fue un «palazo». Por eso, desde el oficialismo ahora trabajan para levantar la moral de la tropa de cara a los comicios generales del 27 de octubre.

Saben que el triunfo de Alberto Fernández en las primarias por casi 15 puntos de diferencia será muy complicado de revertir. No obstante, la estrategia es no mostrarse vencidos ni debilitados, para generar un efecto contagio en el electorado y que no los abandonen en las urnas.

«Claramente es un palazo el resultado, por lo sorpresivo. Estoy bien, trabajando, pero el domingo y el lunes di la cara como siempre. En 2015 también perdí las PASO por 15 puntos», sostuvo el Presidente durante una disertación que ofreció el último jueves en el MALBA.

En ese contexto, seguidores del frente oficialista Juntos por el Cambio se movilizarán este sábado al Obelisco y en las principales plazas del interior del país, en apoyo al Gobierno de Mauricio Macri y en rechazo a la vuelta del «pasado autoritario y populista».

El politólogo Julio Burdman, fundador de la consultora Observatorio Electoral y especialista de Analytica, consideró que este tipo de movilización tiene como fin «motivar a los propios», ya que acortar la diferencia entre Fernández y Macri, y sobretodo conseguir una épica remontada, «depende exclusivamente de la gestión de Gobierno» .

En declaraciones, Burdman fundamentó que en la actualidad «las manifestaciones y concentraciones tienen que ver más que nada con la dinámica del apoyo propio, la movilización del núcleo duro, que con captar votantes nuevos o apoyos nuevos».

«Por lo general las marchas son muy motivantes para los que participan en ellas pero molestan a los otros. Creo que hoy para Cambiemos es importante arengar a los propios. Habrá diferentes actividades, tanto del macrismo como de los partidos aliados, además de encuentros dirigidos a motivar a la militancia, a los fiscales y a los votantes que no aflojan. Creo que de eso se trata. Es muy importante, ya no para ganar la elección, sino para haya un resultado que muestre que hubo un mérito en todo esto», destacó.

La idea comenzó a gestarse con un video grabado en Madrid por Luis Brandoni en el que insta a los ciudadanos a «salir a la calle a defender la República».

El sueño de replicar el «1A» de 2017

Con esta nueva movilización, los organizadores, y también el propio Gobierno, buscan tener un efecto similar a la marcha que se realizó el 1° de abril de 2017, en momentos en que la administración de Mauricio Macri atravesaba una situación delicada. Entonces, la presión de los gremios era grande e incluso desde distintos sectores de la oposición apuntaban contra una salida anticipada del jefe de Estado. Hasta se bromeaba con imágenes de helicópteros, trazando un paralelismo con la renuncia de Fernando de la Rúa y la forma en que abandonó la Casa Rosada.

Sin embargo, el fuerte respaldo popular obtenido en la movilización no sólo le dio oxígeno a Macri, sino que le permitió llegar fortalecido a las elecciones legislativas de ese año.

En aquella oportunidad, una multitud autoconvocada se congregó en la Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires y en otras plazas del país para expresarse «a favor de la democracia» y en apoyo al gobierno de Mauricio Macri, identificados solamente con la bandera argentina y el cántico «Sí, se puede».

Cantando consignas como «Argentina, sin Cristina», «democracia, democracia» y «justicia por Nisman», los grupos de manifestantes colmaron distintos puntos de la Ciudad, sobre todo en el Obelisco, frente al edificio del Palacio de Tribunales y también en el cruce de Callao y Santa Fe.

Al no haberse dispuesto un palco central ni un orador de cierre de acto -el Gobierno había aclarado que no convocaba a la «Marcha de la Democracia»- la gente que llegaba a la Plaza se acercaba a las cámaras de televisión para exhibir sus carteles con consignas en apoyo a Macri y también al gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal.

Entre los carteles se pudo leer: «Aguante la democracia»; «Sí, podemos»; «Yo voté a Macri y quiero que termine su mandato»; «Respeto al gobierno electo democráticamente»; «No quiero el paro general»; «Viva la escuela pública con los chicos adentro»; «Nunca más helicóptero»; «Sin grieta»; «Viva la República»; «Viva la democracia, dejen gobernar». Y hasta un mensaje de una adolescente acompañada de sus padres: «Macri, te quiero».

Ahora, el macrismo y sus seguidores esperan que la movilización del «24A» tenga un efecto similar a la de hace dos años, aunque puede transformarse en un arma de doble filo: una convocatoria exitosa y multitudinaria puede ser una inyección anímica que permita acortar distancias tanto a nivel nacional como provincial, pero de convertirse en un fracaso puede ser considerado como el principio del fin.

«Preocupados, no derrotados», fue una de las frases con las que el actor Luis Brandoni invitó en las últimas horas a sumarse a la marcha en defensa de Macri.

La convocatoria forma parte de la nueva estrategia del equipo de campaña de Juntos por el Cambio, que difundió en las redes sociales diversos hashtags de cara a las elecciones generales de octubre, en las que el Gobierno buscará recortar la amplia diferencia que obtuvo el postulante del Frente de Todos, Alberto Fernández, para lograr que se realice un balotaje.

Mediante un comunicado, Juntos por el Cambio detalló que «Vamos a Darla Vuelta» y que impulsa «una campaña ciudadana en defensa del sistema de gobierno democrático y republicano que forjó a nuestro país, el mismo que hoy está representado por el presidente Mauricio Macri».

«Vemos con preocupación expresiones y declaraciones políticas orientadas a reformas de la Constitución Nacional y la Justicia, en sectores vinculados al partido que representa el kirchnerismo y creemos necesario que la sociedad tome conciencia de lo que estamos poniendo en juego como país», se indicó en la misma gacetilla.

Minutos antes, la invitación decía «Vamos todos a defender LA REPÚBLICA», bajo la idea de concentrarse en el Obelisco y plazas principales de cada provincia, ciudad y pueblo el 24 de agosto a las 17:00.

Dejanos tu Comentario

Close